Lo que debes saber de los avisos legales en las paginas web

A la hora de crear una página web, debes tener en cuenta la normativa vigente, sobre todo en los casos de páginas web corporativas o de páginas web que ofrecen sus productos y servicios online.

Algunas de las normas aplicables son:

  • Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSICE).
  • Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal (LOPD) y su Reglamento de desarrollo.
  • Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias.
  • Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del comercio minorista.
  • Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual.
  • Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas.

A continuación, te indicamos algunas sugerencias a tener en cuenta sobre los aspectos legales de tu página web.

Avisos legales en tu pagina web

Cualquier empresa que tenga presencia en Internet, tanto si ofrece sus productos o servicios online como si simplemente ofrece información sobre los mismos a través de su web, debe mostrar en su página web una serie de información, conforme a lo establecido en la LSSICE y en el resto de la normativa vigente.

Para ello, suele dedicarse una sección de la web a lo que se conoce como Avisos legales, donde se muestre la siguiente información:

  • Nombre o denominación social.
  • Domicilio social.
  • Número de Identificación Fiscal de la empresa.
  • Datos de inscripción en el Registro Mercantil en el que, en su caso, esté inscrita.
  • Si la actividad a la que se dedica tu empresa estuviese sujeta a un régimen de autorización administrativa, los datos correspondientes a dicha autorización, así como las que identifiquen al órgano competente.
  • Medios de contacto: número de teléfono y/o fax, dirección de e-mail.
  • En el caso de que ejerzas una profesión regulada (abogado, arquitecto, psicólogo, etc), será necesario indicar:
    • Datos del Colegio profesional en el que estés inscrito y número de colegiado.
    • Título académico o profesional con el que cuentes.
    • El Estado de la Unión Europea o el Espacio Económico Europeo donde fue expedido dicho título y, en su caso, la correspondiente homologación o reconocimiento.
    • Las normas profesionales que sean aplicables al ejercicio de la profesión y los medios a través de los que se puedan conocer.
  • Si haces referencia a precios, deberás facilitar información clara y exacta sobre los precios de los productos y servicios, indicando de forma expresa:
    • Si los precios incluyen o no los impuestos que sean aplicables (como el IVA).
    • En su caso, si se incluyen o no gastos de envío y el importe de los mismos.
    • Aquello que dispongan las normas de las Comunidades Autónomas con competencias en la materia.
  • En el caso de que tu empresa esté adherida a algún código de conducta, deberás indicar a cuál y cómo consultarlo electrónicamente.
  • En el caso de que utilices un rango de tarificación adicional asociado a un medio de comunicación a distancia, indicar el coste de utilización
  • Actividad a la que se dedica la empresa.
  • Política de protección de datos, donde en el caso de recoger datos de usuarios, informes a los afectados acerca de los términos establecidos en la LOPD (finalidad para la que se recogen sus datos, fichero en el que se almacenan, medios a través de los cuales pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, etc.
  • Política de uso de la web: donde informes de las restricciones de utilización de los productos o servicios ofrecidos bajo tu web, de las responsabilidades por la utilización de la misma, de los derechos de propiedad intelectual e industrial de su contenido, etc.
  • Las condiciones aplicables a los productos o servicios ofrecidos a través de la web de tu empresa, en las que indiques las características principales de los mismos, precios aplicables, forma de pago, obligaciones y responsabilidades de las partes…

El texto que contenga las condiciones aplicables a los productos o servicios ofrecidos a través de tu página web debe incluir:

  • Los datos de identificación de tu empresa (nombre o denominación social, domicilio social, número de identificación fiscal, etc).
  • Objeto del contrato o de las condiciones generales, donde se defina qué tipo de producto o servicio regulan y aparezca una breve descripción del mismo.
  • Precio del producto o servicio (haciendo referencia a si el IVA o cualquier otro impuesto aplicable está incluido o no en dicho precio) y las formas de pago que tu empresa admite.
  • Entrada en vigor y duración.
  • Obligaciones y responsabilidades de las partes, como la obligación de tu empresa de ofrecer el producto o servicio en las condiciones pactadas, o la obligación del cliente de realizar el pago del mismo en la forma prevista, etc.
  • Terminación del contrato o de las condiciones generales.
  • Cláusula sobre protección de datos de carácter personal.
  • Información sobre propiedad intelectual e industrial.
  • Legislación aplicable.

Propiedad intelectual

A la hora de añadir en tu página web contenido como fotografías, dibujos, vídeos, música o cualquier otro material susceptible de derechos de propiedad intelectual, deberás tener en cuenta que dichos derechos pertenecen a su autor o a un tercero que los ostenta, por lo que deberás disponer de la autorización previa y suficiente de éste (por ejemplo: solicitando el consentimiento expreso del autor, comprando fotografías a través de un banco de imágenes, etc).

Lo mismo ocurre en el caso de los logotipos o marcas de terceros, si quieres utilizarlos en tu página web necesitarás disponer de autorización previa y expresa de su legítimo titular.

La Protección de Datos de Carácter Personal

En los casos en los que a través de tu página web recojas datos de carácter personal de usuarios, deberás tener en cuenta lo establecido en la LOPD y su normativa de desarrollo.

Algunas de estas obligaciones son las siguientes:

  • Antes de recoger datos de carácter personal es necesario que informes a los usuarios de la existencia de un fichero de datos personales, de la finalidad de dicho fichero y de la recogida de datos, así como de quiénes son los destinatarios de la información.
    Por ejemplo: si creas un fichero llamado “USUARIOS” donde se almacenen datos de tus clientes como nombre y apellidos, sexo, edad, documento nacional de identidad, e-mail de contacto, etc., tendrás que informar a los usuarios de la existencia del mismo de forma previa a la recogida de los datos, indicándoles la finalidad para la que recoges dichos datos y quiénes van a recibirlos.
  • Antes de crear un fichero donde almacenes información de carácter personal, tendrás que notificar a la Agencia Española de Protección de Datos la creación del mismo, procediendo a su registro. La notificación es gratuita y podrás realizarla online.
    Puedes consultar la web de la Agencia Española de Protección de Datos para más información: www.agpd.es.
  • Tras inscribir un fichero, deberás mantener actualizada en todo momento su inscripción, notificando a la Agencia Española de Protección de Datos cualquier modificación del mismo o su supresión.
  • En el momento en que crees un fichero donde se almacenen los datos de carácter personal que recojas de los usuarios, te convertirás en el responsable del fichero, debiendo tratar dichos datos conforme a lo establecido en la LOPD.
  • Uno de los requisitos para la recogida de datos de carácter personal, es el consentimiento inequívoco del afectado, una vez haya sido informado del fichero donde se almacenarán sus datos y de la finalidad para la que se recogen.
  • Los datos deben ser recogidos y tratados para una finalidad en concreto, de la que previamente debe ser informado el afectado, no estando permitida la recogida de datos que no sean pertinentes o que sean excesivos y no pudiendo ser utilizados con una finalidad distinta de aquélla para la que fueron recogidos.
  • Deberás tener en cuenta el deber de secreto de los datos. El responsable del fichero y todos aquellos que intervengan en el tratamiento de los datos deberán guardar secreto profesional en relación a los mismos. Esta obligación se mantiene de forma indefinida, incluso una vez finalizada la relación con el titular o responsable del fichero.
  • En aquellos casos en los que un tercero vaya a tener acceso al fichero donde guardas los datos de carácter personal de los afectados, deberás formalizar con él un contrato de tratamiento de datos.
  • Puede ser el caso, por ejemplo, de una empresa informática a la que contratamos para que realice tareas de mantenimiento de nuestro sistema. Dicha empresa tendrá acceso al fichero y por ello será necesario suscribir con la misma un contrato de tratamiento de datos.
  • El contenido que debe incluir dicho contrato de tratamiento aparece especificado en la LOPD y en su Reglamento, consistiendo básicamente en trasladar la obligación de tratar los datos conforme a las instrucciones del responsable del tratamiento, de no utilizarlos con un fin distinto al que se estipule en el propio contrato, etc.
  • Tendrás que atender las solicitudes que los titulares de datos de carácter personal te realicen en relación a los derechos denominados “ARCO”: derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.
  • El derecho de acceso consiste en que el titular de los datos puede contactar con quien los ha recogido con el fin de que se le informe sobre cuáles de sus datos de carácter personal tiene en su poder.
  • El derecho de rectificación consiste en que el titular de los datos puede solicitar a quien los ha recogido, que los modifique por ser estos incompletos, incorrectos, falsos o no encontrarse actualizados.
  • A través del derecho de cancelación, el titular de los datos puede solicitar que se supriman aquellos de sus datos que hayan sido recogidos y que se consideren inadecuados o excesivos.
  • Mediante el derecho de oposición, el titular de los datos puede solicitar que no se realice el tratamiento de sus datos o que se cese en el mismo, mediando causa justificada.
  • En el caso de que el titular de unos datos de carácter personal que hayas recogido te haga llegar cualquiera de estas solicitudes, deberás atenderla en el plazo máximo de diez días desde la recepción de la solicitud.
  • Deberás adoptar las medidas de índole técnica y organizativa que garanticen la seguridad de los datos de carácter personal, con el fin de evitar su alteración, pérdida o tratamiento no autorizado.

Envío de información comercial a usuarios de la web

La legislación vigente prohíbe enviar comunicaciones publicitarias o promocionales a través de correo electrónico o de medio de comunicación electrónica equivalente a aquellos usuarios que previamente no hubieran solicitado recibir comunicaciones de dicho tipo o que no las hubieran autorizado de forma expresa.Para enviar este tipo de comunicaciones a cualquiera de tus clientes, de los usuarios registrados en tu web, etc. deberás haber obtenido para ello su consentimiento previo.

Además, deberás tener en cuenta que los usuarios pueden revocar en cualquier momento su consentimiento, bastando simplemente con notificártelo.
Cualquier comunicación con información comercial o promocional que envíes a tus clientes deberá ir identificada como tal (por ejemplo, añadiendo el texto “Información comercial”).